La nueva Farmacia Lorea: una de las oficinas más importantes de Donostia

Conservar el alma y la personalidad de una farmacia a lo largo de su proceso de renovación es todo un reto, más aún si el proyecto incluye traslado, ampliación y el deseo de mantener una fiel clientela acostumbrada a recibir atención profesional y personalizada durante años. En colaboración con Tecny Farma, la farmacia Lorea-Pilar Rostes de Donostia puede presumir de haber cumplido con creces estas premisas. Ubicada en una zona tranquila de la capital guipuzcoana, esta oficina muy estimada por sus pacientes habituales llevaba años tratando de ampliar sus locales para poder extender su oferta y mejorar el servicio.

Finalmente, se presentó la oportunidad de adquirir un antiguo concesionario situado en el mismo bloque de edificios. Un desafío abierto a múltiples posibilidades, idóneo para el servicio 360o de la empresa burgalesa. La decisión no pudo resultar más acertada. Desde mayo de 2016, el barrio de Lorea cuenta con una amplia y renovada farmacia, totalmente equipada para el siglo XXI y volcada en cumplir con las expectativas individuales de sus clientes de largo recorrido.

Las posibilidades que ofrecían las nuevas instalaciones eran increíbles. La nueva farmacia Lorea cuenta ahora con más del doble de superficie comercial. Sus amplios escaparates –originalmente pensados para la exposición de vehículos– abrieron todo un abanico creativo que los equipos de Tecny Farma supieron aprovechar al máximo. Se decidió mantener el techo abovedado de escayola y el estupendo suelo de terrazo antiguo: un pavimento continuo de gran calidad con incrustaciones negras y que otorga carácter propio a esta farmacia. Como no podía ser de otra manera, los amplios ventanales han desempeñado un papel fundamental en el proyecto. Se ha jugado mucho con góndolas bajas y expositores para aprovechar al máximo la colocación de elementos visibles desde el exterior. En este traslado, un requisito primordial suponía aumentar el espacio comercial para mejorar la exposición del producto, y ampliar las distintas áreas destinadas a dermocosmética, ortopedia, infantil…

La amplitud de la nueva superficie permitió a los equipos de Tecny Farma diseñar una oficina completamente distinta a las demás, y cuya distribución fue estudiada al detalle. Tras años aprovechando al máximo un local reducido, las profesionales de la farmacia Lorea cuentan ahora con instalaciones de primer nivel para ofrecer al cliente una experiencia de venta única: un laboratorio, dos despachos, un cuarto de baño y un gran almacén (separado de la zona comercial por un original pasillo exclusivamente dedicado a la ortopedia). La farmacia en sí ha sido adaptada a los nuevos tiempos y a las últimas tendencias en optimización: del gran mostrador en forma de ‘L’ que presidía el antiguo local, se ha pasado a cuatro mostradores individuales de diseño con sus propios puestos de venta. Además, Una nueva comunicación audiovisual y una imagen corporativa modernizada –campaña y elaboración a cargo de Tecny Farma– ilustran a la perfección el compromiso profesional de esta oficina con sus pacientes habituales de cara al futuro.

Un requisito esencial en este proyecto consistió en destacar especialmente la zona de dermocosmética. Para ello, Tecny Farma estudió con esmero la futura distribución para configurarla a la prioridad solicitada. El diseño minimalista en blanco que predomina en el resto del local contrasta con el color negro utilizado en la trasera de esta área determinada, así como en los muebles. Una gama de tonos grises otorga homogeneidad profesional a todo el conjunto. Finalmente, la nueva iluminación de luces LED permite imprimir la atmósfera actual que merece esta farmacia adaptada al siglo XXI, totalmente dedicada al servicio a sus pacientes: se trata de una nueva experiencia farmacéutica en Donostia, en la que profesionales y clientes pueden corroborar la eficacia de las soluciones 360o de Tecny Farma.